Nutrición después del trasplante renal

Nutrición después del trasplante renal

15 diciembre, 2018 0 Por Editor

La buena nutrición juega un papel clave en la recuperación exitosa del trasplante de riñón, afirma Pedro Cobiella, director de Hospiten. Posterior a cualquier cirugía,  se necesitan calorías y proteínas adecuadas para la cicatrización de las heridas. Además, los posibles efectos secundarios de los medicamentos contra el rechazo pueden aumentar los requerimientos de nutrientes en embargo organismo. Debido a estas preocupaciones especiales, es posible que haya que cambiarse de dieta por un período de tiempo después del trasplante. Sin embargo, la terapia dietética siempre es ajustada por el equipo del trasplante para satisfacer las necesidades y tolerancias específicas:

Y entre ellas se incluye: Proteína, Azúcares, sal, Potasio, Nutrición para pacientes pediátricos, y Gestión a largo plazo

Proteína

En el primer mes después del trasplante de riñón, se recuperará del estrés de la cirugía. Es importante consumir suficientes proteínas y calorías totales para ayudar a sanar las heridas. También es importante consumir proteínas añadidas para ayudar a superar la degradación muscular causada por altas dosis de prednisona. Para ayudar a satisfacer las necesidades de proteínas, se recomiendan los siguientes alimentos: Carnes (ternera, cerdo, pollo, pavo, mariscos), Peces, Productos lácteos (queso suave, yogur), Huevos (pero no más de 3 a 4 yemas por semana), Sustitutos del huevo (claras de huevo).

Las siguientes son selecciones vegetarianas altas en proteínas. Cuando se toman en cantidades adecuadas como parte de una dieta bien balanceada, estos alimentos satisfacen las necesidades de proteínas:

  • Nueces.
  • Mantequilla de maní.
  • Frijoles secos.
  • Guisantes partidos.
  • Productos de soya.
  • tofu.

Azúcares

Algunos medicamentos pueden disminuir la capacidad del cuerpo para usar o sintetizar el azúcar en la sangre para obtener energía. Esto puede causar un aumento de la misma en la sangre (glucosa). Dicha condición se denomina hiperglucemia o diabetes inducida por esteroides.

Se deben evitar los carbohidratos concentrados, y así ayudará a disminuir los efectos secundarios de los medicamentos esteroides. Los siguientes alimentos son altos en azúcares simples y deben evitarse:

  • Azúcar
  • Melaza
  • Pasteles de azúcar
  • Yogur frutado
  • Pudines
  • Bebidas sin alcohol
  • Galletas dulces
  • Helado
  • Hielo de fruta
  • Fruta o jugo enlatado con azúcar o almíbar agregado
  • Miel
  • Jarabe
  • Rosquillas Y Rollitos De Dulce
  • Mermeladas, Gelatinas, Mermeladas
  • Chicle con azúcar
  • Agua mineral endulzada
  • Leche condensada azucarada
  • Sherbert
  • Gelatina
  • Fruta o jugo congelado con azúcar o almíbar agregado

Si desarrolla hiperglucemia, debe cambiar su dieta para cumplir con las siguientes pautas:

  • Ingerir tres comidas al día en horarios regulares y espaciados uniformemente.
  • Limite las frutas a una porción por comida, y coma sólo frutas enlatadas frescas o envasadas en agua (sin jarabe ni azúcar agregada).
  • Lea las etiquetas de los alimentos para evitar los que contienen azúcar, miel, sacarosa, dextrosa o jarabe de maíz que figuran como el primer o segundo ingrediente.

Sodio

La prednisona puede aumentar la retención de sodio y agua, por ende aumentar su presión arterial. Por lo tanto, puede requerir de ser restringido en su dieta. La dieta “sin sal agregada” generalmente se prescribe. La sal contiene sodio, por lo que es mejor limitar la sal al cocinar y no agregar sal luego de cocinados. Los alimentos altos en sodio que se deben evitar incluyen:

  • Sopas comerciales: cubos de concentrados, mezclas de sopas deshidratadas, caldo enlatado y sopa enlatada (a menos que estén etiquetados como “bajos en sodio”)
  • Carnes procesadas: jamón, tocino, salchichas, carnes frías (bologna, salami, pastrami), carne en conserva, carne o pescado ahumado o seco. Carnes y pescados enlatados (a menos que estén etiquetados como “sin sal agregada”), carne de cerdo salada, queso procesado y cenas envasadas congeladas.
  • Vegetales procesados: pepinillos, chucrut, vegetales enlatados (a menos que estén etiquetados como “sin sal agregada”) y vegetales congelados con salsas.
  • Almidones: Galletas saladas, pretzels, papas fritas, chips de maíz, palomitas de maíz saladas, nueces o semillas saladas, etc.
  • Bebidas: suero de leche, jugo de tomate y jugo de vegetales (a menos que estén etiquetados como “bajo en sodio”).

Potasio

Algunos medicamentos pueden aumentar el nivel de potasio en su sangre, mientras que otros pueden disminuirlo. Cuando el potasio es demasiado alto o demasiado bajo, pueden desarrollarse problemas con la función muscular y cardíaca, por lo tanto el nivel de potasio en suero (sangre) puede exigir un cambio en su medicación y / o dieta.